Cómo proteger a los ancianos de los golpes de calor

Información
Galicia | 10 Agosto 2021 | 108 votos | Correo electrónico | Imprimir
social youtube xornalgalicia   feed-image

La Xunta garantiza la atención residencial de las y los 120 usuarios del  Hogar Gallego para ancianos de Domselaar, en Buenos Aires | GaliciaAberta -  Secretaría Xeral da EmigraciónCon la llegada de las altas temperaturas, nuestro cuerpo tiene que hacer un esfuerzo suplementario para mantener la temperatura corporal dentro de los límites normales, condición imprescindible para que nuestro organismo funcione correctamente.

Los peligros derivados de las temperaturas extremas son más evidentes en las personas de edad avanzada. Para aprender cómo cuidar a nuestros ancianos, hemos querido preguntas al doctor Manuel Fernández Muinelo, médico internista del hospital ourensano.

 

Tal como nos explica, las personas ancianas tienen un mayor riesgo de deshidratarse por dos motivos fundamentales:

•A medida que envejecemos el porcentaje del agua en el cuerpo se reduce gradualmente.
•En el anciano se produce una alteración del centro termorregulador secundaria al envejecimiento, lo cual produce menor sensación de calor, menor percepción de sed y disminuye por lo tanto los signos de alerta que nos llevan a protegernos de las temperaturas excesivas. Como consecuencia, las personas mayores de 65 años, en especial si padecen problemas cognitivos, sobrepeso, enfermedades crónicas, dependencia física, o toman fármacos que lo favorezcan (como por ejemplo diuréticos, betabloqueantes, psicofármacos etc..), tienen más riesgo de presentar deshidratación secundaria al calor.

Además de aumentar el riesgo de deshidratación en el paciente anciano, las alteraciones descritas secundarias al envejecimiento también dificultan la detección del denominado “golpe de calor”, cuadro clínico que, si no se detecta y se trata de forma precoz, puede desembocar en un fallo multiorgánico y, por tanto, llegar a ser mortal.

El cuadro clínico denominado hipertermia o golpe de calor se produce cuando la temperatura corporal supera los 40ª. Es muy importante saber detectar los síntomas de la hipertermia, a los cuales debemos estar atentos especialmente en épocas con temperaturas ambientales elevadas, y , sobre todo al evaluar a personas con especial riesgo, como el caso de las personas ancianas o los niños. Estos síntomas y signos de alarma son fundamentalmente los siguientes:

•Confusión o dificultad para pensar con claridad.
•Ver u oír cosas que no son reales ("alucinaciones").
•Dificultad para caminar.
•Convulsiones.
•Mareo con pérdida de conocimiento.

El golpe de calor también puede causar:
● Respiración acelerada o latidos cardíacos acelerados.
● Enrojecimiento y calor de la piel.
● Vómitos o diarrea
● Calambres musculares o debilidad.
● Dolores de cabeza

Para prevenir el golpe de calor, deben seguirse una serie de recomendaciones:
•Insistir en un correcto aporte de líquidos aunque no se tenga la sensación de sed.
•Evitar comidas copiosas.
•Evitar la exposición al sol cuando las temperaturas son elevadas, sobre todo en las horas centrales del día.
•No realizar ejercicio ni deportes que aumenten la sudoración en momentos de calor.
•Prestar especial atención a mantener la casa lo más fresca y ventilada posible.
•Evitar permanecer en vehículos estacionados o cerrados.
•Evitar llevar ropa ajustada y elegir tejidos ligeros y de colores claros. En pacientes con deterioro cognitivo o limitaciones de movilidad, tenemos que estar muy atentos a adaptar su vestimenta a la temperatura ambiental.

En el caso de detectar en una persona síntomas compatibles con un "golpe de calor", debemos buscar ayuda médica inmediata, porque el establecimiento precoz de medidas que disminuyan la temperatura corporal y la evaluación lo más rápida posible de la repercusión sistémica de la hipertermia son vitales para evitar la mortalidad derivada de este cuadro clínico.


TAMBIÉN LE PUEDE INTERESARlineaazul 1600